¿Y si me convierto en mentor?

Tras cuatro décadas tras el teclado analizando y programando, diseñando aplicaciones, páginas Web, publicaciones, paneles de control, intranets y un sinfín de otros desarrollos, me encuentro en esa posición de «he escrito miles de líneas de código y sigo estudiando para estar al día». Eso no es malo, al contrario, me gusta aprender, siempre es gratificante y te ayuda a avanzar. Lo malo es que para aprender hay que dedicar tiempo, energía y tal vez algo de dinero (o mucho). Mientras tanto hay que mantener la economía familiar, lo cual se suele conseguir con un trabajo (obvio) o con un fondo de ahorros holgado no al alcance de todos los bolsillos.

Tras meses de búsqueda, reconozco que con cierto relax por causas de movilidad (mudanza a 1.000 km de distancia, poca cosa), he alternado horas de estudio con horas de búsqueda. El resultado por ahora es positivo en cuanto al estudio, cuando menos en conocer nuevas herramientas y sobretodo en qué es lo que está «en la cresta de la ola» hoy (mañana veremos) y no tanto en el aspecto laboral. No en vano sigo buscando. Cierto es que la «búsqueda activa» o dicho de otro modo, que las 8 horas laborales sean buscar trabajo, no lo ha sido hasta ahora. Cambiar de domicilio es un descalabro. Cambiar de ciudad, más. Cambiar de comunidad, no quiero ni contarlo. Cientos de cajas y bultos pendientes de revisión. En algunos de ellos, el material necesario para poder trabajar en remoto (algo que puede remediarse, por supuesto). El estrés que esto provoca por sí solo ya impide centrarse al 100% en ese «trabajo»: buscar trabajo.

Divago. La pregunta del artículo está provocada por la relativa frecuencia en la que las ofertas que leo incluyen un deseo o requisito incluso. Que seas mentor, que el mentoring* no sea un problema para tí, que quieras ayudar a tus compañeros de equipo y blablabla. Vamos, que hagas de formador interno sin que eso conlleve una mejora en tu sueldo, si lo miramos de forma prosaica. De forma más práctica yo veo el mentoring o colaboración entre personas de un mismo equipo como la forma natural de trabajar. Tener a un experto en su torre de marfil de poco vale en el entorno de métodos ágiles, Test Driven Design (TDD)* y toda la retahíla. El esquema ideal es que todo el equipo sepa o conozco al menos toda la tecnología del stack* que se usa en el proyecto. Que domine al 100% todos sus aspectos es otra cosa. Y ahí entran conceptos ágiles como la programación en paralelo, excelente manera de aprender y de enseñar entre compañeros. Da igual ya si uno es bisoño y el otro peina canas (¡o no peina ya nada!). La programación en paralelo es excelente para aprender unos de otros. Nuevas formas de pensar junto a experiencia en resolución de problemas durante años generan un código interesante y (más) libre de errores.

Mentoring. Yo lo veo así, integrado entre participantes de un equipo. A pesar de mi larga experiencia aprendí muchísimo de una entrevista de trabajo la cual incluyó casi una hora de práctica técnica con un framework que no había usado nunca. En apenas una hora me hice una idea de cómo funcionaba: «eres un buen formador». Unos treinta años tendría. Se lo dije muy en serio, sin adulación. No cuajó la oferta pero quiero encontrar un lugar similar, en el que una persona que podría ser mi hijo es capaz de darme una formación práctica in situ y hablando el mismo lenguaje «ubícuo» que tanto prevalece en el Domain Driven Design (DDD)*, etc. y que más adelante pueda yo transmitir a otros compañeros. Durante ese proceso seguro que puedo aportar conceptos y formas de pensar distintas, basadas en errores y problemas resueltos, y muchos y diversos entornos de trabajo y sectores por los que un compañero más joven no ha podido todavía pasar o experimentar.

De ahí viene la pregunta. ¿Hay posiciones de mentoring puro? ¿Existen? No me refiero a un Tech Lead, que se le supone un cierto papel en esta tarea, no. Me refiero a un perfil de mentor, al mismo nivel jerárquico que los compañeros a «mentorizar» sin otro ánimo que aprender enseñando y enseñar aprendiendo, en un proceso bidireccional. Si existe lo quiero. Es algo distinto a ser formador puro y duro, profesor, llamémosle equis. No. Se trata de estar implicado en un proyecto, en la tarea del día a día y avanzar en el mismo con el equipo.

Si no existe habrá que inventarlo.


  • mentoring: El mentoring, o mentoría en español, se define como una relación profesional en la que una persona con experiencia (el mentor) asiste a otro (el mentorizado o mentee) en el desarrollo de habilidades y conocimientos específicos que mejorarán el crecimiento profesional y personal de la persona con menos experiencia.
  • stack: Conjunto de herramientas y tecnologías utilizadas en un proyecto. Por ejemplo, LAMP: Linux, Apache, MySQL y PHP.
  • TDD: Test Driven Design, diseño dirigido por pruebas. Permite automatizar los procesos de despliegue de código evitando en lo posible los errores de código.
  • DDD: Domain Driven Design, diseño dirigido por el dominio. El lenguaje «ubícuo» que permiten la comunicación fluída entre el cliente o dueño del producto y los desarrolladores.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies