Cuando se habla de sustrato nos viene a la mente la jardinería, con esas capas de diferentes tierras que hay que colocar en las macetas para que las plantas tengan el mejor habitat posible. También imaginamos cómo son los cortes geológicos de un terreno, montaña, etc. con sus diferentes capas de diversos sedimentos, rocas, etc. Y hoy hablaré del sustrato tecnológico, sin que haya yo inventado el concepto. Ni mucho menos.

Imaginemos la experiencia laboral como diversas capas, una sobre otra, que conforman un sustrato determinado. Cada experiencia se sobrepone y suma a la anterior, con puntos de conexión entre ellas, o totalmente diferenciadas (eso ocurre cuando se cambia de sector, por ejemplo). Las capas más profundas se convierten en la base de las siguientes, quedando ocultas, tal vez mezcladas entre sí, tal vez con algunos puntos que destacan y sobreviven, por así decirlo, al continuo deposito de nuevos materiales y sedimentos sobre las capas anteriores. Tal vez alguna de esas experiencias y conocimientos llegue a explotar hacia arriba, como un volcán vomitando lava desde el origen profundo de la roca líquida.

Así veo una experiencia laboral de varias décadas. Capa tras capa se conforma un sustrato tecnológico, con decenas sino cientos de conceptos, técnicas, herramientas, plataformas, lenguajes… Ahora se les llama stacks, cada cual con sus características. De lo que os hablo es de un compendio de todo lo vivido y utilizado en el plano laboral, y quizás también en el personal.

Veamos una representación gráfica de lo que digo:

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies